Logotipo grande ErielStudio Naranja y Azul

Las normas de subtitulado en Netflix

09/08/2023

Tabla de contenidos

El subtitulado en Netflix

¡Bienvenidos, entusiastas de la locución! Subtitular un contenido no es una tarea tan sencilla como puede parecer. No basta con transcribir literalmente lo que se escucha en el vídeo, sino que hay que considerar distintos aspectos para conseguir un texto fácil de leer y que refleje a la perfección el espíritu de la versión original. Hoy en día con la proliferación de las plataformas de streaming hay más contenido original que nunca y al mismo tiempo más necesidad de buenos profesionales del subtitulado. Entre todas estas plataformas Netflix sigue destacando, y como era de esperar exigen unos estándares de calidad en sus subtítulos bastante estrictos, algo que puede ser aplicable al resto de proveedores de contenido. Vamos a ver a continuación algunos puntos en los que debes fijarte para generar subtítulos de calidad, y que sigan los estándares exigidos por Netflix y otras plataformas. Aprenderemos trucos para que no quede una palabra sin leer y para que todo encaje perfectamente con la acción en pantalla. ¡Vamos allá!

Caracteres por segundo (CPS)

Uno de los aspectos más importantes a la hora de subtitular es mantener un ritmo de lectura adecuado. Los subtítulos deben aparecer en pantalla el tiempo suficiente para que los espectadores puedan leerlos cómodamente. Por lo general, el límite de caracteres por segundo (CPS) en Netflix es de 20 a 25 CPS, lo que permite una lectura fluida y sin prisas.

Longitud de cada línea

La longitud de cada subtítulo es también importante. Netflix se esfuerza por mantener los subtítulos lo más cortos posible, evitando que ocupen demasiado espacio en la pantalla y permitiendo una lectura rápida y sin distracciones. Como regla general, los subtítulos no deben exceder dos líneas con un total de 42 caracteres por línea.

Dónde cortar

Los subtítulos deben dividirse considerando las pausas naturales dentro de los diálogos. Debemos encontrar los momentos adecuados, como cambios de oración, respiros o pausas significativas. Este sin duda será el punto con mayor complejidad, pero es importante prestarle una especial atención para garantizar la comodidad a la hora de leerlos.

Por supuesto nunca debe dividirse una palabra entre dos subtítulos. Del mismo modo, hay que tener en cuenta pronombres, artículos, preposiciones… Por ejemplo en la frase “Sigue unas normas a la hora de subtitular”, en lugar de fraccionarla así:

Sigue unas normas a

la hora de subtitular.

Esta será una mejor opción:

Sigue unas normas

a la hora de subtitular

Adaptación al ritmo y estilo de cada contenido

Por otra parte, los subtítulos deben estar en sincronía con la acción en pantalla. Deben adaptarse al ritmo de diálogos y escenas para asegurar que la gente en sus casas no se pierda ninguna palabra importante. Los subtítulos deben fluir con el contenido, respetando las pausas y los momentos de acción, para garantizar que la experiencia visual y auditiva sea armoniosa.

Localización y adaptación a la cultura

Cuando se traduce un contenido para crear los correspondientes subtítulos, hay que tener en cuenta que un correcto subtitulado no consiste sólo en traducir palabras. La localización y considerar la cultura propia del país de destino son fundamentales para dar una buena experiencia al público. Hay que tener cuidado con las expresiones idiomáticas propias de cada país, teniendo cuidado de mantener el significado original de los diálogos y permitiendo que por ejemplo los chistes u otras referencias culturales específicas de cada lugar se puedan comprender adecuadamente.

Igualmente tampoco es necesaria una transcripción literal. Siempre será preferible un texto legible que mantenga la idea a una transcripción palabra por palabra.

Puliendo los detalles

Netflix se enorgullece de la calidad de sus subtítulos. Es imprescindible realizar rigurosas revisiones y correcciones para garantizar que la ortografía, la gramática y la coherencia sean impecables. Sólo así los subtítulos serán claros, sin errores y no provocarán distracciones indeseables.

Conclusión

Siguiendo estas pautas podrás conseguir unos subtítulos precisos y bien sincronizados como los que ves en tus series favoritas. Desde los caracteres por segundo, la longitud y concisión, la adaptación al ritmo y estilo de la serie, hasta la localización y un exhaustivo control de errores, cada aspecto debe cuidarse para ofrecer al espectador una buena experiencia.

En Eriel Studio somos profesionales del subtitulado. Si necesitas la creación de subtítulos de calidad cuidados hasta el más mínimo detalle no dudes en contactar con nosotros. Contamos con las herramientas y conocimientos necesarios para darte un servicio totalmente profesional. ¡Notarás la diferencia!